“Los narcos me quieren muerto”. México, un cura contra los traficantes de hombres: entrevista con el Padre Alejandro Solalinde – Fabrizio Lorusso en Entretextos, Ibero León

ibero león logo[Artículo de Fabrizio Lorusso, “Los narcos me quieren muerto. México, un cura contra los traficantes de hombres: entrevista con el Padre Alejandro Solalinde”, Entretextos (Ibero León), año 9, n. 27, Dic. 2017-Mar 2018, 285-295, issn 2007-5316 link original]

El sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, fundador del albergue “Hermanos en el Camino”, ubicado en Ixtepec, Oaxaca, es activista de derechos humanos, en particular de los migrantes centroamericanos, ha sido una voz crítica del gobierno mexicano, quien por el trato a los ciudadanos de sus vecinos del sur, ha sido señalado por el padre y un amplio sector de la sociedad, de carecer de autoridad moral para exigir un mejor trato a los migrantes de origen mexicano en Estados Unidos.

La denuncia de violencia e impunidad contra “nuestros hermanos migrantes” ha llevado a que Solalinde suene como candidato al Premio Nobel de la Paz, notoriedad que tiene un costo: el sacerdote ha recibido múltiples amenazas de muerte.

De todos estos temas habló el ganador del Premio Nacional de Derechos Humanos 2012 con el periodista freelance de origen italiano Fabrizio Lorusso, colaborador de Zona Franca, además profesor e investigador en la Universidad Iberoamericana León, autor de los libros “NarcoGuerra”, “Santa Muerte”, “Messico Invisibile” y “La fame di Haiti”.

Fotos: archivo / Cuartoscuro

 

El Padre Alejandro Solalinde se encuentra en Europa para encuentros con organizaciones sociales y unas presentaciones del libro autobiográfico, escrito con la periodista italiana Lucia Capuzzi, Los narcos me quieren muerto. México, un cura contra los traficantes de hombres (I narcos mi vogliono morto. Messico, un prete contro i trafficanti di uomini, EMI Ed., 2017)

 

Fabrizio Lorusso – El albergue para migrantes Hermanos en el camino de Ixtepec que Usted fundó tiene ahora 10 años. ¿Cuál es el balance de su trabajo?

Alejandro Solalinde  Podemos decir que el balance es positivo porque se han logrado muchas cosas, hemos avanzado en cuanto al número de albergues que se han abierto, en la incidencia política para generar nuevas leyes, en el concepto de ayuda humanitaria, en el de protección a migrantes no sólo en nuestro albergue sino en otros; hemos avanzado en la visibilización de lo que estaba pasando con los migrantes y en la conciencia de la sociedad civil. Los periodistas han sido muy buenos aliados, nos han ayudado, y han pasado cientos de miles de migrantes por nuestro albergue pero es cierto que ahora hay más de 60 albergues y tenemos también una comunidad defensora de los derechos humanos de cerca de 500 personas y más de 90 organizaciones de la sociedad civil trabajando por eso. Creo que México ha crecido en cuanto a la organización de la solidaridad presionando el gobierno que ya ve en el examen periódico universal, el EPU de Ginebra Suiza con la ONU, que frecuentemente es reprobado: la ley es buena pero su práctica no. Y hemos estado en eso, pienso que también la Iglesia católica se ha ido comprometiendo cada vez más en estos 10 años y en el albergue hemos entendido la situación de las personas, hemos estado acompañándolos y ahora en lugar de uno tenemos seis albergues. Eso nos ayuda mucho a entender todo esto no sólo en Ixtepec sino también en otra parte de Oaxaca, en Veracruz, uno en Toluca y dos en la Ciudad de México.

 

FL – ¿Cómo ha cambiado la situación de los migrantes en estos 10 años?

AS – Pienso que en los años anteriores, digamos en estos 10 años, llegamos a un clímax de la delincuencia organizada pero también con la participación de funcionarios de alto nivel, como por ejemplo con los dos últimos mandatarios de Veracruz, tanto Javier Duarte como Fidel Herrera, que han sido verdaderos capos, narcos, criminales contra los mismo migrantes, personas muy corruptas que además se ensañaron con los migrantes en cuestión de secuestros. Y hay muchos testimonios de migrantes y de operadores de los Zetas que han hablado de ello. Por eso vale la pena que en cuanto se pueda presentemos estos testimonios cuando haya realmente justicia, no cuando haya complicidad.

Por otro lado las políticas públicas de México se han visto afectadas en cuestión de migración por la presión de EEUU porque este país sigue pidiéndole a México que cuide su “patio trasero”, que somos nosotros, que cuide el flujo migratorio, pero desgraciadamente lo hace de mala manera y ha usado armas de fuego, pistolas eléctricas y chicharras eléctricas para torturar a los migrantes a fin de que digan de dónde son. Todo eso lo tenemos documentado, ha sido brutal la actitud y la participación del Instituto Nacional de Migración respecto a la detención y lo que ellos llaman “alojamiento”, que son verdaderas cárceles, y a la deportación. Ahora los peligros siguen con el crimen organizado también, en el norte sobre todo, pues no pueden entrar a Estados Unidos. Si llegan seguramente la van a pasar mal y nosotros seguimos con un gobierno sumiso incondicional de EEUU: éste es el problema más grave para las personas migrantes, pero también hay que decir que es muy fuerte ya la reacción de la sociedad civil, de las organizaciones y de los albergues que apoyamos a los migrantes.

 

FL – La presidencia de Trump va a cumplir el primer año. ¿Ha habido un recrudecimiento o cambios en esta situación?

AS – Sí, esto es definitivo, porque la migración se ha inhibido en un 40%. Del 60% que queda, un 25% intenta y de hecho está pasando a EEUU, un 25% sale derrotado y regresa, pero un 50% sí se está quedando en México e intentando hacer una vida mientras espera que pueda cambiar algo en EEUU. Ya digo que no hay unas políticas públicas de acogimiento para ellos, al contrario: pienso que cada día se esmeran en deportar a más a Centroamérica, sabiendo que los regresan a condiciones inhumanas y que, además, son sumamente peligrosas.

 

FL – Hemos visto momentos de solidaridad y tristeza tras los dos terremotos del 7-S y 19-S, el primero de los cuales impactó mucho en Ixtepec, muy cerca de su albergue. Además hubo tensiones entre el gobierno y las brigadas populares de ayuda.

AS – Es claro que el gobierno de México, ahora y siempre, se ha visto rebasado por la solidaridad de la gente, sobre todo de los jóvenes. Le preocupa muchísimo al gobierno quedar en ridículo, como ha quedado, ante su inacción, pero también ante su ineficacia. La gente ya sabe que no cuenta con el gobierno, que éste es corrupto, insensible, que no ama a su pueblo, que no lo quiere, y que habla nada más de dientes para afuera, lo cual es una demagogia. Los jóvenes se han volcado a las calles para ayudar a la gente y esto ha preocupado al gobierno porque sabe que ha sido dejado en ridículo y que es una fuerza muy grande para cambiar México. De ese hartazgo se ha pasado a la solidaridad, efectivamente no sólo en cuanto a la ayuda. Hemos visto que edificios y obras nuevas, recientes, construidas también por el gobierno, se han derrumbado y construcciones antiguas no.

Esto nuevamente vuelve a cuestionar las obras que se están haciendo solamente para la inauguración, para durar un tiempo más y después se caen y esto se llama corrupción. Ha quedado en evidencia esto ante la gente. Las personas están muy triste, le puedo decir que aunado a la ira y a la indignación que de por sí ya se sentía, con este gobierno que sólo tiene el 10% de aprobación, ahora se junta otro factor, que es el ver destruido su mundo, su casa, su ciudad y la gente entra en una etapa de tristeza y desolación que la puede llevar, en un momento dado, a tomar decisiones de castigo en las próximas elecciones. Es claro que los partidos, sobre todo el PRI, ha tomado decisiones importantes no tanto porque les interesa la población o sienta su dolor, eso no le interesa, sino que quiere ganar puntos para las elecciones de 2018, pero es tarde, la gente sabe y conoce perfectamente el corazón podrido de este gobierno y sabe que de él no puede esperar nada.

Foto: Cuartoscuro

FL – En Juchitán, ciudad de las más golpeadas, ¿cómo está la situación?

AS – He estado pendiente constantemente, desde el primer momento de esta situación, y le puedo decir con orgullo que tenemos dos brigadas de migrantes que han salido a ayudar, tanto allí en Juchitán en el istmo como en la ciudad de México y en Morelos, han estado ayudando. Ahora nos encontramos nuevamente en Juchitán, en la zona de Unión Hidalgo, que es donde también se dañó mucho y hemos estado ayudando allí. Nuestro albergue se dañó también. Desgraciadamente el primer temblor lo dañó pero no mucho, y el del día 19 definitivamente sí le hizo daño. La única parte de una casa de tres pisos que teníamos, en donde está el dormitorio de las mujeres, la biblioteca, la sala de cómputo, el lavadero de las mujeres y los baños, la parte de arriba que era de los voluntarios y voluntarias, el tercer piso era una azotea techada para voluntarios que van en grupos, todo eso quedó dañado, se inclinó el edificio y vamos a tener que seguramente demolerlo. Hemos estado viviendo prácticamente primero en lonas, ahora en carpas seguimos viviendo, pero no es fácil porque esa zona es de mucho viento.

Octubre ya es de viento y hay lluvia, así que eso ha ocasionado algunas enfermedades. Gracias a Dios contamos en nuestro albergue con una enfermería, dos médicos y dos enfermeras, y también tenemos un grupo de psicólogos y psicólogas, que son tres, para ayudar a las personas. A veces nuestros auxilios dentro de la casa los hemos dado hacia afuera porque los hospitales se quedaban sin luz, a veces rebasados y hemos hecho lo que hemos podido. Nuestra vida ya no es igual: en donde yo estaba posiblemente también hubo daños importantes y ya no voy a poder llegar a la habitación en que me quedaba, y tampoco mis escoltas. Estaremos entonces como todos en las carpas, viviendo con todos, pues hay una situación nueva. A mí esto me recuerda solamente una cosa: somos migrantes y vamos de camino, la vida es efímera, las construcciones no son para siempre pero ciertamente hay que tener cuidado de cómo se construyen para que puedan servir a más personas y garanticen su vida.

 

FL – De hecho al respecto se multiplican las controversias sobre cómo se construyó y qué se hizo del 85 para acá. Otro tema muy apremiante es el de los tres años de la noche de Iguala y de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, además de los otros 33 mil desaparecidos en el país. ¿Cuál es su opinión al respecto? ¿Qué ha pasado?

AS – En otras ocasiones he dicho que el que sí sabe perfecta y puntualmente lo que ha pasado desde un principio es el gobierno de Peña Nieto, lo sabe pero no lo quiere decir. Pero nosotros lo sabemos también, nada más que no hay un reconocimiento oficial de esta verdad. La única verdad que existe es que la droga, sobre todo la heroína que va a Chicago en su mayoría, estaba preparada en ese “quinto camión” que tomaron los muchachos, ya con el chofer designado, con la complicidad obviamente del Ejército, de la Policía Federal y de los tres niveles de gobierno que sabían perfectamente lo que se hace allí. Pero desgraciadamente los muchachos no lo sabían. La Policía Federal y el Ejército creen que ellos son de otro cártel, de Los Rojos tal vez, y entonces hay un robo aparentemente a los de Guerreros Unidos y entonces hay que rescatar esa droga. En ese quinto camión los normalistas se dan cuenta de que está la droga, antes no lo sabían y se dan cuenta de que ya no tiene reversa eso, ellos no pueden regresar porque son testigos ya de un tráfico de ese calibre de la heroína, entonces no quedaba otra que desaparecerlos.

Hay un dato importante. El gobierno siempre ha mantenido y ha dicho que fueron incinerados. Y bueno, no fue en el basurero de Cocula, como los científicos mexicanos y extranjeros han demostrado, sin embargo hay evidencia de que sí fueron cremados algunos de ellos y están los restos que mandaron a Innsbruck, Austria, que sí dieron positivo. Lo que no puede decir el gobierno es de dónde los sacó, porque lo más seguro es que hayan sido sacados de hornos crematorios del Ejército. El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) se ha negado a prestarse para validar un origen incierto de esos restos. El gobierno contaba con que tal vez el Equipo podía avalar ese origen pero no lo hizo. Y contó también con el montaje que hizo en su momento el 28 de septiembre, para darlo a conocer el 29, de Tomás Zerón y tampoco le dio resultado. Están en un callejón sin salida, es un crimen de lesa humanidad, es un crimen de estado.

Lo que hay que esperar es que venga 2018 con la esperanza de que Andrés Manuel López Obrador logre llegar al gobierno y, entonces, las cosas empiecen a cambiar. Creo que en ese momento ya podremos saber con exactitud qué pasó oficialmente con los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Todos lo sabemos, pero no hay manera de decirlo oficialmente porque el gobierno de Peña tiene todas las instituciones y los elementos a su favor para que no pueda decirse públicamente la verdad que fue realmente la histórica y la “verdad histórica” fabricada por su gobierno.

 

FL – ¿Puede haber en México verdad y justicia para todos los desaparecidos?

AS – Hay un hecho que quiero comentar. Por supuesto nos duelen los 43 muchachos porque son estudiantes pobres y todo lo que ha pasado. Fue el captar el gobierno in fragranti, eso es lo importante, pues no fueron unos desaparecidos más, fueron “la evidencia” porque vimos al gobierno que estaba arrojando la piedra y no le dio tiempo de esconder la mano. Eso es importante. Lo otro es que también nos duelen las demás personas desaparecidas que hay por todo el país, pero en los que no piensa la gente son los desaparecidos migrantes. Nosotros hemos contado entre 10 y 11mil migrantes desaparecidos, pero el Movimiento Migrante Mesoamericano ha contado más de 70mil. Es injusto pensar que nada más nosotros podemos registrar y captar y nos duelen los desaparecidos nacionales, cuando están allí los migrantes que no cuentan clamando justicia también, porque ellos están en una situación todavía peor. Los colectivos de madres de Veracruz como Solecito en la búsqueda de sus hijos han encontrado en las fosas que allí hay enterramientos de migrantes y se han puesto en contacto con las madres centroamericanas. Eso es una cosa, pero que se tenga dinero y voluntad política para eso es otra cosa. Veo esto como un crimen atroz de lesa humanidad y no va a ser fácil dilucidarlos, pero por lo menos creo que se logrará dilucidar algunos casos para llevar ante la justicia a los perpetradores que son agentes del Estado en complicidad con el crimen organizado

 

FL – De hecho los que sí siguen actuando son los colectivos de familiares, los buscadores y también los demás de la sociedad civil.

AS – He estado en contacto con ellos y donde quiera que voy platico y acompaño sus reuniones, plegarias y acciones de búsqueda también. He estado con algunos de ellos y de verdad que es muy doloroso, para mí sumamente difícil el estar presenciando ese dolor tan grande de las mujeres, de las mamás sobre todo, cuando buscan a sus hijos. El dolor de estar narrando y explicando sobre las fosas, es terrible de verdad. Hemos encontrado sin proponérnoslo unos restos humanos en el caso de Nuevo León con FUNDENL, Familiares Unidos por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León. He estado en contacto y mi hermano Javier Sicilia también ha estado de lleno con las víctimas, ha hecho un trabajo excelente de acompañamiento a las víctimas y pienso que faltan mucho acompañantes para tantas víctimas que están saliendo en toda la República Mexicana.

 

FL – En 2018 México votará por un nuevo presidente y congreso. Hay una situación inédita: un partido de izquierda nuevo como Morena, con la candidatura de AMLO, la candidata indígena del CNI/EZLN, Marichuy (María de Jesús Patricio Martínez), con su Consejo Indígena de Gobierno y finalmente muchos candidatos independientes sin partido.

AS – El único independiente que yo veía realmente era Emilio Álvarez Icaza. Los demás no me parecen independientes, están demasiado asociados a intereses, al mismo PRI, a grupos de poder como para decir que son independientes. El hecho de que no tengan partido no quiere decir que sean independiente. Marichuy es la única que sí lo es ahora, es limpia y honesta, pero ellos mismos han declarado que no van para los votos, para una efectividad de una campaña, pero sí para visibilización de lo que está pasando con los grupos originarios, indígenas. Ojalá más adelante se pueda de verdad dar un espacio para estos grupos que lo merecen todo, nuestros hermanos indígenas. Marichuy es una persona reconocida, respetable y ojalá en el curso de la campaña puedan también unirse a quien tenga posibilidades de lograr un cambio.

Me queda claro que todos los demás están haciendo grupos para mantenerse en el poder con más de lo mismo. Lo digo con toda honestidad y convencimiento: Morena tendrá sus riesgos, porque finalmente hay muchos colados y la gente viene de la experiencia desastrosa del PRIATO, pero también hay mucha gente honesta que tiene presente la conciencia del cambio.

Sobre Andrés Manuel estoy seguro de que es una persona honesta y, aunque no tiene nada que ver con Maduro o Venezuela, cada seis años le están sacando todos los peligros que pueda haber para amedrentar a la gente, pero en mi opinión es la única persona que puede garantizar un cambio y sí puede sacar de Los Pinos al PRI. Es la única persona que no se va a prestar a simulaciones. Por el otro lado estaremos allí los de la sociedad civil. Muchos de los que tenemos conciencia de que no tenemos miedo, pero tampoco nos vendemos, para tener la autoridad moral suficiente para decirle a AMLO y Morena, si es que en alguna cosa no estuvieran bien, qué es de verdad lo que pueden hacer.

Foto: Cuartoscuro

FL – En este contexto, ¿Cuál puede ser el papel de la sociedad civil?

AS – Es la única esperanza, si no es la sociedad civil, nadie. Además usaría la palabra “co-gobernar” porque existe una forma de cogobernar. Hasta ahora hemos tenido gobiernos que sustituyen la conciencia, las decisiones y la libertad del pueblo porque son gobierno que nunca en toda la historia han informado a la ciudadanía y al pueblo sobre lo que está pasando. Tampoco ha habido una estructura de participación en donde la gente pueda decir lo que piensa, lo que opine y lo que decide. He hablado mucho con Andrés Manuel al respecto, le he dicho y pedido que tenemos que hacer eso, hacer grupos de consulta, inclusive tomando en cuenta a los niños, preguntando y haciendo consultas con ellos sobre sus opiniones e informarles. Pero también a los jóvenes y las mujeres. Tengo una gran esperanza de que el cambio se puede operar no tanto y sólo por AMLO, quien es una persona y candidato muy querido que conoce muy bien la situación pero no es el mesías, él solo no puede hacerlo y tampoco Morena solo. Ésta es cuestión de todo el pueblo, toda la sociedad civil. Es un daño tan grande el que se la ha hecho a México que tenemos que reconstruir entre todos y todas, pero sí me queda claro que tenemos que tener una estructura de participación lo suficientemente amplia y quienes van a ayudar sobre todo son los jóvenes como ya lo han demostrado después de los terremotos y las mujeres. Ellas tienen la clave, solitas ellas, junto a los jóvenes en general, de cambiar México. Le comento un ejemplo precioso que acabo de ver: 25 mil mujeres judías, palestinas, cristianas y de otros credos se han unido a una marcha por la paz y habría que verlas cómo dialogaban y actuaban. Si pueden hacer esto, ¿por qué no van a poder hacerlo en cualquier ámbito? Tengo mucha esperanza de que las mujeres mexicanas y las que están en México puedan hacerlo y los jóvenes por supuesto también.

 

FL – El libro que acaba de publicar en Italia la periodista Lucia Capuzzi sobre su vida, el albergue de Ixtepec y la situación de los migrantes se titula “Los narcos me quieren muerto”, con referencia a las amenazas concretas que Usted ha recibido al peligro constante en que se ven involucrados en México los defensores de los derechos humanos frente a las autoridades y al crimen organizado. ¿Cómo se llegó a esto y cómo está la situación?

AS – Sí, efectivamente la situación es delicada. Ahora ha salido el libro en España también y se llama “Una vida en riesgo”, pero todo esto no es novedad porque lo he denunciado una y otra vez en los medios, entonces se sabe y ahora está en los libros. Están por salir tres más este año, posiblemente alguno más en 2018, y todo esto es para visibilizar lo que está pasando con los migrantes en esa connivencia del crimen organizado con el crimen autorizado. Es prácticamente imposible separar unos criminales de otros. He dicho que el Instituto Criminal de Migración es un ejemplo de ello.

No es que esté diciendo que el Instituto Nacional de Migración tenga malos modales, estoy diciendo que es un criminal, y lo digo con conocimiento y pruebas, porque hemos tenido casos gravísimos que hemos denunciado, pero desgraciadamente hay una complicidad en los tres niveles de gobierno. No hay separación de poderes y además el presidente es un centralizador que lo controla todo. La PGR se ha prestado también para esas injusticias. Hemos puesto denuncia tras denuncia en casos graves y no han hecho caso.

Allí tenemos una situación, un caso, de Elvis Garay Lorío, un joven nicaragüense que fue golpeado, torturado, violado por la gente de Migración con la complicidad del CUSAEM, que es una de las corporaciones policiacas privadas, que son negocio de los políticos mexiquenses, verdad, en tiempos de Peña Nieto. Pero bueno, allí está, se han recorrido todas las instancias, se ha hecho todo lo posible y el gobierno no hace nada. Es una gran injusticia lo que se está haciendo con él: ya le han ofrecido dinero, lo han amenazado, lo han perseguido, tiene medidas cautelares, y no se ha hecho nada porque hay una gran impunidad. Nos vamos a ir a nivel internacional para buscar justicia para él, pero es un caso que demuestra que el INM es un Instituto Criminal de Migración.

 

FL – ¿Cómo ha actuado la autoridad frente a las amenazas que Usted ha recibido?

AS – Es un hecho que, cuando yo recibo amenaza, la recibo del crimen organizado en unión con el crimen autorizado. Sí he recibido amenazas directamente del narcotráfico y me han querido asesinar también, pero quien ha tenido acciones directas y violentas en contra mío ha sido el mismo gobierno. Han sido siempre gobiernos priistas, de los tres niveles, pero sobre todo en el nivel municipal y estatal. Son priistas los que me golpearon, los que me encarcelaron dos veces y amenazaron con quemar el albergue y a mí. Son priistas los que en todo momento han mantenida mi vida amenazada. Por eso, ahora que está el también priista Peña Nieto, no dudo ni tantito que el principal peligro radique de parte de ello. Hace poquito, unos dos meses, acaban de matar, porque no se mató solo, a mi brazo derecho y colaborador José Alberto Donis Rodríguez, coordinador del albergue. Él estaba en el cumplimiento de su deber cuando un vehículo lo golpeó exactamente en un lugar en donde no había señalamiento de que estuvieran haciendo composturas. Le pegan exactamente a él, ¿por qué no otro vehículo de tantos que pasaban? Y era tan bien hecho que le ocasionó la muerte y todas las heridas que tenía él eran de muerte. ¿El mensaje era para mí? ¿Era para decirme que me cuidara? ¿Era para mermar el trabajo que estamos haciendo porque él es una persona clave? Yo he contestado ya que aunque maten a quien sea yo no voy a dejar de seguir luchando, me duele pero en homenaje a él seguiré luchando con más ganas, defendiendo los derechos humanos como él lo hacía.

 

FL – ¿Por qué lo que hacen es tan incómodo para el gobierno y el crimen organizado?

AS- Porque hay de por medio negocios y dinero, los migrantes son para ellos mercancía. No hay que olvidar que el crimen organizado y el autorizado hacen negocios con ellos. Sacan dinero a como dé lugar, del modo que sea. Cuando uno defiende los derechos humanos de las personas estamos hablando de que metemos denuncias, protegemos a las víctimas y estorbamos a los negocios. Tengo la dicha de estar vivo todavía, a pesar de todo lo que me ha pasado pero hay 106 defensores y defensoras de derechos humanos que ya no viven para contarlo y hay periodistas, Usted lo sabe, en México que los han asesinado, y así sacerdotes y mujeres que los están asesinando todos los días. Tratándose de defensores y defensoras, nuestra vida está en riesgo pero pienso que las personas que tengamos conciencia, vamos a seguir llevando esta lucha hasta que nos permitan seguir viviendo.

 

FL – Estando en Europa ahora y en sus precedentes viajes, ¿qué ha visto allí de esta misma lucha por los migrantes y la situación en el Mediterráneo?

AS – Primero mi comprensión es que la cuestión migratoria se da a un nivel global. La migración forzada es provocada por el sistema capitalista neoliberal y claro, lo han hecho a través del Norte geopolítico, EEUU y Europa, que se han aprovechado del Sur, que han saqueado y destruido el sur, han confrontado y dividido el sur. Ahora el Sur no tiene condiciones para vivir porque hay demasiada violencia, la gente huye de la violencia y también porque necesita sobrevivir y el 80% de los emigrados forzados son jóvenes y tienen aspiraciones. Europa no está preparada para reconocer muchas cosas, por ejemplo pienso que Europa ha debilitado su espiritualidad y ha mermado su calidad moral, no tiene fuerza para reconocer, en primer lugar, el daño que ha hecho en África. África es una bomba de tiempo que algún día se va a revertir contra Europa y el mundo. Tampoco tiene calidad moral para reconocer que esos migrantes del sur son sus hermanos, vengan de donde vengan. Ya no se acuerda que también es migrante en su origen pero también fue emigrante cuando fue a América. Ha olvidado muchas cosas, pareciera que tuviera amnesia.

La ONU ha tomado actitudes a nivel mundial positivas respecto a la justicia de los trabajadores internacionales pero Europa ni siquiera quiere reconocer esta categoría en los migrantes. Europa no ha reconocido y no quiere hacerlo que los migrantes son trabajadores internacionales. Tampoco tiene la fuerza para recomendar, reconocer o hacer una observación a México por el atropello de los derechos humanos de los trabajadores internacionales y de las personas migrantes porque le van a decir “tú estás peor”. Pero tampoco tiene la fuerza de decir que va a haber una sanción económica, al menos a través las cláusulas de condicionalidad que buscan democracia y respeto de los derechos humanos: no puede hacerlo porque los intereses económicos entre México y Europa son más grandes e importantes que los derechos humanos, entonces seguiré siendo una piedrita en el zapato para estar recordando a quien sea que los derechos humanos son inalienables y no pueden subordinarse a derechos económicos y es un crimen lo que está haciendo actualmente con este genocidio. Hay un holocausto migrante, un genocidio migrante y tienen que reconocerlo. Lo mismo los migrantes: se están muriendo en América como en el Mediterráneo, y esto no se ve o no queremos verlo. Europa ha tenido una cuota para recibir migrantes, España ni siquiera ha podido cumplir con eso.

 

FL -En Italia casi todos los partidos, derechista y de centro-izquierda, dicen “ayudémoslos en su casa”, usan la “mano dura” con fines electorales e intentan cerrar fronteras, militarizando las costas de Libia y haciendo acuerdos con grupos delincuenciales y paramilitares líbicos.

AS – Italia tiene una ventaja en estos momentos sobre España por la presencia del Papa, quien está sumamente comprometido con los migrantes y también podemos decir que ya hay caravanas migrantes en el país, hay un movimiento que se está construyendo en Italia. Me parece que de todos los países, Italia tiene más esperanza gracias a las caravanas que se hacen y las redes de solidaridad que se están tejiendo. Italia está llevando la delantera.

A partir del día 13 estoy en Turín y luego en Italia hasta el 27. La editorial EMI, que publicó el libro de Lucia Capuzzi, va a estar en coordinación con organizaciones como Libera y San Egidio para las presentaciones y va a ser fundamental en este momento en que vemos que la migración está transformando las condiciones de exigencias y está aplazando la conciencia de Europa para que tomen decisiones más importantes.

Quiero comentar que en días pasados estuve en la ONU en Viena y en el Parlamento Europeo y fue decepcionante: la reunión que tuve previa con Aldo Dalla Riccia, un italiano representante de la UE para Centroamérica y México, fue decepcionante. Y después en una reunión que tuve con un pleno de 20 países asistentes, tuve que denunciar esto y decirles que Europa está en decadencia, no tiene autoridad moral para exigir a ningún país respeto a los derechos humanos pero tampoco la fuerza para exigir justicia. Se ha debilitado espiritualmente, se ha desentendido entre otras cosas de aspectos de su identidad cristiana, y el sistema capitalista la ha tomado y la ha envenenado. Porque le ha hecho creer que es más importante lo económico que sus propios hermanos. Europa está en crisis y yo he dicho finalmente que Europa ya no está en condiciones de ayudar a nadie, a lo mejor del bolsillo sí, pero no de su corazón ni de su inteligencia. Y es ahora que América y México le va a ayudar a Europa con sus valores morales, humanos, con un nuevo humanismo. También vamos a ayudar al Papa Francisco para que siga apoyando a las personas migrantes.

 

*En colaboración con Zona Franca – Desinformémonos – Revista Entretextos Ibero León – L’America Latina

 

 

 

I commenti sono chiusi.