Archivi tag: reseña

Prisión y perspectiva de género (Jornada Semanal)

 


Género, drogas y prisión. Experiencias de mujeres
privadas de su libertad en México ,

Corina Giacomello,
Tirant lo Blanch,
México, 2013.


 

Prisión y perspectiva de género

Fabrizio Lorusso – Jornada Semanal

Según el filósofo francés Michel Foucault, “la prisión es el único lugar en que el poder puede manifestarse de forma desnuda, en sus dimensiones más excesivas, y justificarse como poder moral”. México tiene más de 240 mil personas detenidas, de las cuales más de cuarenta por ciento espera juicio. Noventa y siete por ciento de los delitos no se castiga y la sobrepoblación carcelaria ha alcanzado niveles intolerables.

En este contexto, a los agravios de la reclusión hay que agregar los abusos que padecen las mujeres privadas de su libertad sólo por ser mujeres. Pocos investigadores se han interesado a fondo en el tema carcelario bajo una perspectiva de género, así que este libro de Corina Giacomello trata de llenar el hueco, a través de una obra que la propia autora define como “coral” o “colectiva”.

A Giacomello, investigadora italiana radicada en México, le importa destacar la participación activa de las protagonistas, mujeres en reclusión por delitos contra la salud en el Centro de Readaptación Social de Santa Martha Acatitla. El texto narra sus historias de vida para romper el silencio y los estereotipos sobre las prisiones y sus habitantes.

La investigación no es relevante sólo para el caso mexicano, pues enmarca el problema a nivel internacional: la referencia es América Latina y se plantean políticas públicas para la incorporación de una perspectiva de género integral en diferentes realidades nacionales, con propuestas de revisión del marco normativo y fomento de cambios culturales y de creencias sobre “moralidad”, el consumo de drogas y el rol de la mujer en general.

La exclusión social y la violencia típicas del cautiverio se sobreponen a la violación a los derechos fundamentales de las presas por su condición de mujeres, desde el arresto hasta el encarcelamiento y su vida en prisión.

La falta de educación, trabajo y condiciones familiares dignas, junto a la abdicación del Estado en sus tareas básicas y la recurrente estigmatización de género, son elementos del círculo vicioso del sistema penal y provocan “profunda injusticia, impotencia y rabia”, según la investigadora, quien también hace énfasis en el “uso” del cuerpo de la mujer en su múltiple función de mula, vendedora, cargadora, vehículo de estupefacientes y consumidora, dentro y fuera de la cárcel.

En México, los protocolos internacionales en la materia se aplican sin flexibilidad, menospreciando la perspectiva de género y amplificando las discriminaciones: autoritarismo y excesos burocráticos se suman a las malas infraestructuras penitenciarias, pensadas para los hombres, y a las prácticas demobbing.

Con este texto, Giacomello afianza su trayectoria en la materia, iniciada con los librosLos secretos de AlmoloyaEl testimonio de una mujer recluida en un penal de máxima seguridad (Debate, México, 2009), y Rompiendo la zona del silencio.Testimonios sobre el penal de máxima seguridad del Altiplano, antes La Palma(Dipon-Gato Azul, Bogotá, 2007).

Choque de civilizaciones por un ascensor en Piazza Vittorio – Reseña para Variopinto

ChoqueChoque de civilizaciones es una novela policiaca coral, es decir, una narración en que todos los personajes dan su punto de vista acerca de un hecho. El “hecho”, en este caso, es el misterioso homicidio del Gladiador, uno de los inquilinos de la unidad habitacional de Piazza Vittorio, en Roma, que hospeda en sus instalaciones un crisol de razas y pueblos, representados por los protagonistas de esta historia.

  Y es que el barrio de Piazza Vittorio ha sido un experimento social, una zona de la ciudad que, durante dos décadas, fue conocida por sus contrastes tajantes y por la presencia, y a veces por la difícil convivencia, de migrantes provenientes de muchos países de África, América Latina, del Este de Europa y de Asía.

 Amara Lakhous, el autor de esta novela, es un migrante él mismo, un argelino quien radica en Roma. Estudió antropología, vivió en su propia piel las contradicciones, los placeres y los reveses de la condición del migrante en la capital italiana. Italia tiene, hoy en día, alrededor del 10% de su población compuesta por personas nacidas en otros países y ha sido un fenómeno rápido, que llegó de la mano de la globalización acelerada de los años 80 y 90.

 Esta traducción del italiano al español de Choque de civilizaciones nos lleva dentro de otro mundo que, sin embargo, no está tan lejos de México, país expulsor y receptor de migrantes desde el inicio de su historia como nación y, sobre todo, en las últimas décadas. La vida de los inmigrantes en Italia guarda muchos parecidos con la de los mexicanos y los centroamericanos en Estados Unidos, sin duda.

 La historia nos habla de un crimen cometido en un edificio de Piazza Vittorio y los vecinos, uno tras otro, narran su propia versión y recuerdos, su pasado y sus vidas de migrantes, en la Roma del nuevo milenio y en sus países de origen. El ambiente y las situaciones recuerdan, en muchos sentidos, los de la película española “La Comunidad”, una comedia del director Alex de la Iglesia.

 En Roma, Parviz Manssor Samadi, el iraní, tiene muchos problemas de adaptación. Benedetta Esposito es napolitana y tampoco se adapta a la capital, es arisca y espiona como una portera de un condominio, en efecto lo es. Iqbal Amir Allah es bengalí y Maria Cristina González es de Perú, mientras que Antonio Marini nació en Milán y es migrante en Roma, se siente extranjero, pero allí tiene trabajo. Johan Van Marten viene de Holanda, quiere ser el “nuevo Fellini”. Sandro Dandini es romano, tiene una cafetería y ama el futbol. Abdallah Ben Kadour es argelino.

 Del señor Amedeo, verdadero protagonista, identificable con el autor mismo de la obra, no sabemos la procedencia. Vive con su novia italiana, Stefania, y ha desaparecido. Por eso es el principal indiciado.

 Elisabetta Fabiani vive con su perro Valentino y Lorenzo, alias el Gladiador, es el más odiado del condominio. Todos saben algo de alguien y los ven a través de sus lentes y miradas, así que el racismo y de los prejuicios, los estereotipos y las incomprensiones emergen. Sin embargo, sobresalen también algunas esperanzas: la solidaridad y la tolerancia en el crisol multicultural de Italia.

 En su diario personal, Amedeo apunta sus pensamientos, que él llama “aullidos”, acerca de los personajes curiosos que pueblan la unidad y también recuerda vivencias de los inquilinos. Todos ellos, cada quien a su manera, están en pie de guerra por el ascensor del edificio, pero Amedeo prefiere subir las escaleras caminando. Para el maestro Antonio Marini, el elevador “es la barrera entra la civilización y la barbarie” y, según la portera Benedetta, es “un templo sagrado e inviolable” que ella protege de los forasteros. El victimado, el antipático Gladiador, lo ve como un espacio para orinar e, inclusive, para morir, ya que alguien allí lo mató. El investigador de la policía, Bettarini, trata de armar el cuadro de la situación.

 ¿Cómo hacerte amamantar por la loba sin que te muerda? Ésta era el título de la primera versión de la novela, escrita en árabe, de esta novela. Roma, la loba, no muerde siempre, no muerde a todos, pero divierte, inquieta y plantea buenas reflexiones. La Editorial Elephas de la Cd. de México es una realidad empresarial muy pequeña, dinámica e independiente, que tiene en su catálogo novelas “migrantes”, interétnicas, nunca banales. Ésta es una de ellas.

Lee un extracto aquí: LINK

Fabrizio Lorusso – Twitter @FabrizioLorusso Revista Variopinto