Archivi tag: elephas

Choque de civilizaciones por un ascensor en Piazza Vittorio – Reseña para Variopinto

ChoqueChoque de civilizaciones es una novela policiaca coral, es decir, una narración en que todos los personajes dan su punto de vista acerca de un hecho. El “hecho”, en este caso, es el misterioso homicidio del Gladiador, uno de los inquilinos de la unidad habitacional de Piazza Vittorio, en Roma, que hospeda en sus instalaciones un crisol de razas y pueblos, representados por los protagonistas de esta historia.

  Y es que el barrio de Piazza Vittorio ha sido un experimento social, una zona de la ciudad que, durante dos décadas, fue conocida por sus contrastes tajantes y por la presencia, y a veces por la difícil convivencia, de migrantes provenientes de muchos países de África, América Latina, del Este de Europa y de Asía.

 Amara Lakhous, el autor de esta novela, es un migrante él mismo, un argelino quien radica en Roma. Estudió antropología, vivió en su propia piel las contradicciones, los placeres y los reveses de la condición del migrante en la capital italiana. Italia tiene, hoy en día, alrededor del 10% de su población compuesta por personas nacidas en otros países y ha sido un fenómeno rápido, que llegó de la mano de la globalización acelerada de los años 80 y 90.

 Esta traducción del italiano al español de Choque de civilizaciones nos lleva dentro de otro mundo que, sin embargo, no está tan lejos de México, país expulsor y receptor de migrantes desde el inicio de su historia como nación y, sobre todo, en las últimas décadas. La vida de los inmigrantes en Italia guarda muchos parecidos con la de los mexicanos y los centroamericanos en Estados Unidos, sin duda.

 La historia nos habla de un crimen cometido en un edificio de Piazza Vittorio y los vecinos, uno tras otro, narran su propia versión y recuerdos, su pasado y sus vidas de migrantes, en la Roma del nuevo milenio y en sus países de origen. El ambiente y las situaciones recuerdan, en muchos sentidos, los de la película española “La Comunidad”, una comedia del director Alex de la Iglesia.

 En Roma, Parviz Manssor Samadi, el iraní, tiene muchos problemas de adaptación. Benedetta Esposito es napolitana y tampoco se adapta a la capital, es arisca y espiona como una portera de un condominio, en efecto lo es. Iqbal Amir Allah es bengalí y Maria Cristina González es de Perú, mientras que Antonio Marini nació en Milán y es migrante en Roma, se siente extranjero, pero allí tiene trabajo. Johan Van Marten viene de Holanda, quiere ser el “nuevo Fellini”. Sandro Dandini es romano, tiene una cafetería y ama el futbol. Abdallah Ben Kadour es argelino.

 Del señor Amedeo, verdadero protagonista, identificable con el autor mismo de la obra, no sabemos la procedencia. Vive con su novia italiana, Stefania, y ha desaparecido. Por eso es el principal indiciado.

 Elisabetta Fabiani vive con su perro Valentino y Lorenzo, alias el Gladiador, es el más odiado del condominio. Todos saben algo de alguien y los ven a través de sus lentes y miradas, así que el racismo y de los prejuicios, los estereotipos y las incomprensiones emergen. Sin embargo, sobresalen también algunas esperanzas: la solidaridad y la tolerancia en el crisol multicultural de Italia.

 En su diario personal, Amedeo apunta sus pensamientos, que él llama “aullidos”, acerca de los personajes curiosos que pueblan la unidad y también recuerda vivencias de los inquilinos. Todos ellos, cada quien a su manera, están en pie de guerra por el ascensor del edificio, pero Amedeo prefiere subir las escaleras caminando. Para el maestro Antonio Marini, el elevador “es la barrera entra la civilización y la barbarie” y, según la portera Benedetta, es “un templo sagrado e inviolable” que ella protege de los forasteros. El victimado, el antipático Gladiador, lo ve como un espacio para orinar e, inclusive, para morir, ya que alguien allí lo mató. El investigador de la policía, Bettarini, trata de armar el cuadro de la situación.

 ¿Cómo hacerte amamantar por la loba sin que te muerda? Ésta era el título de la primera versión de la novela, escrita en árabe, de esta novela. Roma, la loba, no muerde siempre, no muerde a todos, pero divierte, inquieta y plantea buenas reflexiones. La Editorial Elephas de la Cd. de México es una realidad empresarial muy pequeña, dinámica e independiente, que tiene en su catálogo novelas “migrantes”, interétnicas, nunca banales. Ésta es una de ellas.

Lee un extracto aquí: LINK

Fabrizio Lorusso – Twitter @FabrizioLorusso Revista Variopinto

Feria del Libro del Zocalo: Editorial Elephas @México DF

¡Ya está! Choque de civilizaciones por un ascensor en Piazza Vittorio de Amara LakhousLes presento emocionado la novela que tuve el gusto de traducir del italiano al español (mexicano:) y que se presenta en estos días en el Stand 179, de Editorial Elephas en la Feria del Libro del Zocalo (19-28 de octubre 2012), México DF. Es un proyecto independiente que hace de la interculturalidad y de la calidad literaria, e incluso estética, para su productos, sus banderas. También van a encontrar “Mamma, son tanto felice”  y “El mundo enemigo”del brasileño Luiz Ruffato,“Tren a Trieste” de la rumana Domnica Radulescu. Por allí nos vemos ¡Ciao! @FabrizioLorusso

En Choque de civilizaciones por un ascensor en Piazza Vittorio (link), Amara Lakhous crea un novela satírica desenfadada, una tragicomedia llena de polifonías entretenidas. El ascensor como eje de las interminables discusiones entre todos los vecinos de la finca en Piazza Vittorio y la muerte de un joven fascista como fulcro de la narración están a la base de esta comedia a la italiana en donde el choque cultural incluye compatriotas y extranjeros, hombres y mujeres, en donde nadie puede huir de las críticas y de los prejuicios. Sólo Amedeo parece el más abierto y tolerante, inteligente y generoso: entonces… ¿Por qué le llaman asesino?


Elephas es una editorial mexicana fundada con el objetivo de promover la literatura contemporánea
; obras que reflejan culturas locales, identidades nacionales y la diversidad de expresión. Vivimos en un tiempo en el que, más que nunca, la gente y las culturas se mudan, se mezclan, se transforman. La literatura está dominada por historias que trascienden las fronteras geográficas. De ahí nace nuestra colección inaugural “Nómada”.

Amara Lakhous nació en Argel, Argelia en 1970 y desde 1995 vive en Roma, donde se exilió. Licenciado en filosofía por la Universidad de Argel y en antropología cultural por la Universidad de Roma “La Sapienza”, empezó su carrera profesional en 1994 como periodista de la radio nacional argelina. En Italia, trabajó durante muchos años en el campo de la inmigración, desarrollando actividades de mediador cultural, intérprete y traductor. En 1999, publicó su primera novela, Le cimici e il pirata (Las chinches y el pirata) en versión bilingüe árabe/italiano, y en 2003 publicó en Argelia su segunda novela en árabe, Come farti allattare dalla lupa senza che ti morda (Cómo hacer que la loba te amamante sin que te muerda). Fue posteriormente reescrita en italiano con el título Scontro di civiltà per un ascensore a Piazza Vittorio (Choque de civilizaciones por un ascensor en Piazza Vittorio). Por esta novela, publicada en otros seis idiomas, ganó en 2006 el premio Flaiano de narrativa y el premio Racalmare–Leonardo Sciascia. Encuentran el libro a la venta y un rico extracto del primer capítulo aquí (link).

Página Web de Elephas Ed. Link

Página FaceBook de Elephas Ed. Link

Síguelos en Twitter – Link.

Ya acabé con los enlaces, pero para terminar, éste es el trailer de la película que salió en Italia y está basada en la novela de Amara. ¡Buena visión!

Scheda del Film tratta da: link. Roma. La Piazza Vittorio del titolo, si trova al centro dell’Esquilino, storico quartiere romano, residenza borghese della burocrazia di fine Ottocento. Circondato dalla Roma più turistica e mondana, la sua vicinanza alla stazione centrale ne ha fatto negli anni, come in tutte le metropoli del mondo, un variegato luogo di approdo e stratificazione etnica e culturale.

In un suo vecchio palazzo umbertino si snodano le vicende di un eterogeneo gruppo di inquilini, una piccola folla multietnica segnata da forti differenze culturali, di provenienza, di religione, di modi di intendere la vita. Nell’ambiente chiuso del palazzo e del condominio si consuma lo scontro di civiltà in cui tali differenze emergono prepotentemente nel quotidiano e diventano malintesi, piccole prevaricazioni, diffidenze.

Le storie dei personaggi seguono i propri percorsi, incrociandosi l’un l’altra in ragione di una condivisione forzata dello spazio, del quartiere, del palazzo e del suo ascensore, puntualmente all’origine di tante dispute condominiali. Ognuno di questi personaggi esprime la sua solitudine, il suo male di vivere, offrendo uno spaccato, un sunto della sua esperienza di vita, le sue riflessioni e i suoi sentimenti in una prospettiva sociale.

Una morte improvvisa rompe il già instabile equilibrio condominiale. Tutti possono essere potenziali assassini e tutti si trovano ad incolparsi lìun l’altro. Saranno loro, insieme, allontanando per un momento ogni contrasto, a svelare al commissario il nome dell’assassino, al posto di quell’unico testimone, che però non può parlare: l’ascensore.