Archivi tag: troika

Alemania: Ángela Merkel gana de nuevo, ¿y Europa?

Merkel

Las elecciones federales del domingo pasado en Alemania marcaron el triunfo por tercera vez consecutiva de Ángela Merkel, la Canciller alemana quien fue postulada por la Unión Demócrata Cristiana y la Unión Social Cristiana de Baviera. Su partido, la Cdu-Csu, obtuvo el 41.5% de los votos, es decir, 311 escaños (72 más que en los pasados comicios de 2009).

Los socialdemócratas (Spd) de Peer Steinbrueck, quienes en estos años estuvieron formalmente en la oposición, aun apoyando en el congreso la mayoría de las políticas y las leyes del gobierno Merkel, también crecieron: ganaron 192 escaños, 46 más que en 2009, con el 25.7% de los sufragios. De esta manera, el centro demócrata-cristiano no cuenta con la mayoría absoluta de los congresistas, ya que el total de los escaños es 630 y se necesitan 316, así que Ángela Merkel tendrá que estipular una alianza con la Spd o con los Verdes para poder gobernar.

Los verdes, aliados históricos de los socialdemócratas, alcanzaron el 8.4% de las preferencias, lo cual se traduce en 63 escaños, cinco menos que en el turno anterior. Finalmente, el partido Die Linke, la única verdadera oposición de izquierda al bloque de poder centrista, consiguió el 8.6% de los votos, 64 curules en total y 12 menos que en 2009. La afluencia ciudadana en las urnas se mantuvo alta y fue del 71.5%, casi un punto más que en 2009.

El gran derrotado del domingo, sin duda, fue el Partido Liberaldemocrático (Fdp), el tradicional aliado de la Cdu-Csu que no logró siquiera confirmar su presencia en el Bundestag (el parlamento alemán) que mantenía desde 1949, pues apenas alcanzó el 4.8% de los votos y perdió sus 93 representantes en el congreso.

En la pasada legislatura, el Fdp representó un pilar importante del gobierno de Merkel, mientras que ahora la perspectiva para la gobernabilidad del país, que es el más poblado y económicamente importante de Europa, pasa por una alianza de los demócratas cristianos con los verdes, con la socialdemocracia o con ambos.

Más a la derecha, los euroescépticos de Afd (Alternativa para Alemania) tuvieron un resultado sorpresivo en esta competencia, que era la primera para ellos, pues llegaron al 4.7% y, aunque no entraron en el parlamento, conquistaron un caudal de votantes descontentos con el papel del país en el continente.

La eventualidad de un gobierno “socialista” formado a partir de los votos de Die Linke, Verdes y Spd existe, pero es puramente teórica, ya que históricamente hubo una suerte de pacto silencioso para excluir a Die Linke de las alianzas de gobierno.

Entonces, parece confirmarse un patrón político en la Europa de la crisis: en esta fase de lento arranque en algunos países, como Alemania y Francia, y de estancamiento persistente en otros, como Italia y España que tienen tasas de desempleo juvenil del 40%, se privilegian los gobiernos fundados en mayorías parlamentarias muy amplías, de “gran coalición”.

Es el caso del gobierno de Enrico Letta en Italia, resultado de un compromiso entre dos polos contrapuestos, el Partido Democrático de centro-izquierda y el centro-derecha de Silvio Berlusconi, para poder llevar a cabo reformas estructurales, aun con la oposición de importantes sectores de la población que vota por un partido y un programa y acaba siendo, de alguna manera, “defraudada” con la formación de un gobierno distinto al que apoyó en la campaña electoral.

En Alemania, estos “experimentos” han funcionado mejor, pues estas amplias mayorías han sido más duraderas y no se han disuelto en pocos meses como suele ocurrir en Italia, donde la conflictividad parlamentaria y la cultura de la clase dirigente no propician ninguna cohabitación estable. En este sentido, parecen atenuarse las diferencias entre izquierda y derecha, en pos de conseguir un equilibrio de las cuentas públicas cada vez más difícil de sortear y doloroso para la población. De esta manera, el parlamento y los partidos blindan el consenso y gobiernan con más agilidad, aunque los críticos de este sistema de gran coalición dicen que, en efecto, “votes lo que votes, van a mandar siempre los mismos”.

En especial, la lucha es entre el crecimiento, apoyado en el gasto estatal para reanimar la economía y proteger a los más débiles, y la austeridad fiscal, impuesta sobre a todo a los países con deudas muy altas que están al borde de la recesión como Portugal, España, Grecia, Italia, Irlanda y, sólo en parte, Francia.

troikaHay un compromiso cada vez más difícil entre los intereses de los trabajadores y de una parte de la clase media y las requerimientos exigentes de la llamada Troika (UE, FMI, Banco Central Europeo), entre las políticas económicas de gasto público, basado en un mantenimiento de una alta imposición fiscal, y los recortes al estado de bienestar y los servicios que se exigen desde Bruselas para mantener la viabilidad de la moneda única Euro.

La victoria de Ángela Merkel, en sí, es una señal de que la austeridad presupuestaria y los vínculos europeos no se ablandarán, pues los alemanes escogieron a la candidata de la continuidad con la política anterior. Ángela ganó.

Sin embargo, el probable ingreso de los socialdemócratas en la gran coalición de gobierno podría, de alguna manera, flexibilizar y suavizar la mano dura de la Canciller, por ejemplo, con los gobiernos de la eurozona que decidan gastar más para invertir y tratar de reavivar sus economías, antes de que sea demasiado tarde.

Aun así, son pocos los que realmente creen que esta “influencia” desde la “izquierda” pueda realmente cambiar el rumbo de la austeridad en Alemania y, por ende, en el resto de Europa. Así que el único que ganó es el estatus quo. (de Variopinto al día)

 Fabrizio Lorusso – LamericaLatina.Net

País de sol y de migrantes

migra spagnaEn un artículo titulado “Portugal, el país del dulce sol” en Le Monde Diplomatique, el escritor José Luís Peixoto describía la situación difícil del país en estos términos: “Incremento de la semana laboral… Aumento de la edad de jubilación… Con el nuevo plan de austeridad ratificado el pasado 12 de mayo, Portugal continúa su descenso a los infiernos. Se vayan o se queden, sus habitantes deben decir adiós a sus sueños de futuro”. Era el sueño de una sociedad en la que nadie se queda atrás y donde existen oportunidades que se desvanece.

El estancamiento, ampliado pero no provocado por la crisis de 2008/09, ha causado un progresivo despoblamiento, debido a la migración de muchos jóvenes portugueses al extranjero que ya no es compensada por la entrada de inmigrantes. De hecho, estos cuentan con algunas ventajas laborales y migratorias al ingresar al país, condiciones casi únicas en Europa, ya que con tan solo 6 años de residencia, pueden nacionalizarse, siendo de 10 años el promedio europeo.

El autor critica el plan de austeridad macroeconómica del gobierno, que, como otros aplicados en los países con cuentas públicas precarias  (por ej. España, Italia, Irlanda y Grecia), es muy costoso socialmente, implica recortes al gasto público, más impuestos y estagnación. “Cuando descubrimos que alguien más emigró a Suiza o Inglaterra, seguido escuchamos frases como ‘estoy seguro de que allá no tienen este sol’, o sea oímos una respuesta ligera”, escribe Peixoto.

Las tendencias cambian: España y Portugal pierden población, la migración neta de latinos a EEUU ya no crece, y en 2012 fueron más los italianos expatriados que los inmigrantes. Se van sobre todo a Alemania, a Berlín, una nueva frontera para los países del Sur donde el paro juvenil roza el 40%. Alemania recibió el año pasado a más de 950mil personas. Suiza también se volvió un país refugio, aunque es mucho más difícil establecerse allí.

También en Italia y España el fenómeno de la emigración de los jóvenes y la “fuga de cerebros”, es decir la salida de personas más formadas, con estudios hasta de posgrado, por falta de oportunidades, es una realidad que se está pasando por alto. Es común escuchar frases ligeras como la que cité, pues sirven para justificar o liquidar de alguna manera un problema social. Por ejemplo, la idea de que Italia en unos años podría transformarse en un museo para turistas japoneses, chinos, rusos y estadounidenses o en una grande playa barata se resume en la frase “somos un país de sol”, como para justificar un declino inexorable que, finalmente, no sería tan malo porque “aquí se come bien” o “tenemos las ciudades más bellas del mundo”.

Es evidente que esto no es un gran consuelo para ningún país, sobre todo para las personas que se van. Más que de sol y mar, hacen falta oportunidades y la rotura del círculo vicioso de la austeridad que bloquea el crecimiento, reduce la recaudación e impone más austeridad, hasta que incluso el sol se apaga. En el mapa de abajo, la lista de los pequeños campos de concentración o “centros de detención de migrantes” (del Sur del mundo) en Europa y alrededores.

De El Imparcial de Veracruz – Visión Global – Fabrizio Lorusso – TWT @FabrizioLorusso

Migración euro le monde