Archivi tag: narcoestado

Desaparecen y asesinan a integrante de CODEDI en Pochutla, Oaxaca. Denuncia y solidaridad de las organizaciones sociales. Con comunicato e corrispondenza radio in italiano

Comunicado del Comité Por la Defensa de los Derechos Indígenas CODEDI:

A LOS PUEBLOS DE OAXACA
A LAS ORGANIZACIONES SOCIALES
A LOS ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN LIBRES Y DE PAGA
Hoy martes 17 de Julio, aproximadamente a las once y media de la mañana hombres fuertemente armados y encapuchados y vestidos de militares irrumpieron en el domicilio del compañero Abraham Hernández Gonzales el cual se ubica en la comunidad de salchi, San Pedro Pochutla al compañero lo sacaron de su domicilio con lujo de violencia, llevándoselo después en una camioneta gris doble cabina con placas RH-70-92, escoltado por motocicletas.
Desde el momento del levantamiento se le dio el aviso a las diversas corporaciones policiacas sin que ninguna de ellas llevara a cabo algún esfuerzo para localizar al compañero, quien después de aproximadamente cinco horas, fue localizado sin vida cerca de la misma comunidad.
Hacemos responsable directo al gobierno de Alejandro Murat, por el levantamiento y asesinato del compañero Abraham Hernández, quien desempeñaba una importante labor de coordinador local de la comunidad de los ciruelos. El nulo interés del gobierno por tratar de resolver casos como este muestra una complicidad con los grupos delictivos que operan en la región y el estado, dejando a estos operar de forma libre a todas horas del día, sin que nadie los detenga, así como también muestra la farsa del operativo “playa segura”, cuando son en estos lugares donde la inseguridad se muestra con mayor fuerza, más aun en esta vuelta del PRI al estado de Oaxaca quienes como sabemos están coludidos con el narcotráfico.
Exigimos justicia y castigo para los responsables materiales e intelectuales del asesinato del compañero Abraham Hernández, así como también exigimos justicia para nuestros tres compañeros asesinados el pasado doce de febrero y que hasta la fecha el gobierno del estado no ha presentado avances de los casos y los responsables de estos crímenes siguen en libertad.
Hacemos un llamado a las organizaciones sociales a unirse en esta exigencia de justicia por los compañeros asesinados del CODEDI y por todos los luchadores sociales y defensores de derechos humanos quienes viven en un momento de constante amenaza.

ALTO A LAS AGRECIONES AL CODEDI
JUSTICIA PARA NUESTROS COMPAÑEROS ASESINADOS
¡ALEJANDRO VIVE!
¡LUIS ANGEL VIVE!
¡IGNACIO VIVE!
¡ABRAHAM HERNANDEZ VIVE!

Comité Por la Defensa de los Derechos Indígenas CODEDI, a 17 de Julio del 2018

 

FOTOGRAFÍAS DEL PLANTÓN HECHO POR CODEDI EN EL CENTRO TURÍSTICO DE SANTA MARÍA HUATULCO, PARA QUE LOS TURISTAS VEAN COMO SE MUERE DE NARCOESTADO EN MÉXICO:

 

Continua a leggere

Reseña de Zetas. La franquicia criminal de Ricardo Ravelo

La organización del crimen

Fabrizio Lorusso – Jornada Semanal 08/06/14


Zetas. La franquicia criminal,
Ricardo Ravelo,
Ediciones B,
México, 2013.


En el sexenio de Felipe Calderón se consolidaron dos organizaciones del narcotráfico en México: el Cártel de Sinaloa y los Zetas, que han propagado geográficamente sus operaciones a más de cincuenta y de treinta naciones, respectivamente.

A esta expansión territorial sin precedentes ha correspondido una gradual diversificación de las actividades delictivas que, en el caso de los Zetas, incluyen ya unas veinticuatro tipologías de crímenes. El tráfico de estupefacientes ya no es el negocio principal, pues de Guatemala a Veracruz, de la frontera chica a Yucatán, este grupo se dedica al secuestro, al cobro del derecho de piso, al robo de gasolina, al tráfico de armas y personas, al contrabando, a la piratería y a la trata.

El periodista Ricardo Ravelo nos lleva a las entrañas del universo Zeta, una “franquicia criminal” que ha replicado su modelo delincuencial y de business capilarmente, propiciando la reproducción de células criminales que ostentan su propia “marca Z” y difunden el terror, sellado con la última letra del alfabeto. En sus orígenes, los Zetas fueron efectivos de élite del Ejército Mexicano que, en los años noventa, desertaron y formaron el brazo armado del cártel del Golfo, liderado por Osiel Cárdenas. Después de la extradición del capo a Estados Unidos, en 2007, empezaron a independizarse. El autor nos relata hechos, tramas y motivos de esta fase y de la sucesiva guerra que protagonizaron estos grupos, antes aliados, sobre todo en Tamaulipas, Nuevo León y Veracruz.

Ravelo, quien actualmente dirige la revista Variopinto, fue reportero para Proceso durante doce años y es autor de siete libros sobre el crimen organizado, el narcotráfico y la (in)seguridad en México, entre los cuales destacan NarcoMex. Historia e historia de una guerra (Vintage Books, 2011), Los narcoabogados (Grijalbo, 2006) y Osiel. Vida y tragedia de un capo (Grijalbo, 2008).

En el prólogo, el experto de narcotráfico y seguridad Edgardo Buscaglia cita los puntos de fuerza de los cárteles mexicanos: sus estructuras organizacionales y dimensiones, sus brazos armados y sus franquicias económicas criminales. Esto les da ventajas “competitivas” frente al Estado y a la economía legal, y les permite llenar todos los vacíos de poder, prefigurando así los rasgos de un Estado fallido que va convirtiéndose en Estado mafioso, al estilo de Rusia.

Ravelo aterriza estos conceptos en la realidad cotidiana. En este libro de periodismo narrativo hay reportajes que pintan cuadros vívidos e impactantes de la historia del grupo delictivo más sanguinario del país y de sus recientes hazañas criminales. Al mismo tiempo se indican connivencias y responsabilidades políticas a todos los niveles, de modo que la crítica a las complicidades u omisiones de la autoridad pasa por los escándalos de los narcogobernadores, así como por la renuencia del Estado a combatir el músculo financiero de los cárteles. Frente a este panorama, descrito con una narración que cautiva, el autor trata de desentrañar los misterios sobre la muerte de Heriberto Lazcano el Lazca, cuyo cadáver fue “más rápido que la policía” y desapareció, y las dudas sobre la captura “tersa”, quizás pactada, de Miguel Ángel Treviño Morales, el Z-40. Lo cierto es que, como queda claro tras la lectura de este libro, cada cabeza cortada vuelve a brotar, y los Zetas y sus franquicias siguen allí.