Archivi tag: racismo

La oleada neofascísta inviste la península

Proponemos aquí un artículo que nuestros redactores Pérez Gallo y Nino Buenaventura publicaron en la edición impresa de Le Monde Diplomatique Colombia del mes de septiembre de 2018.

El artículo fue escrito en julio, por lo tanto no da cuenta de eventos sucesivos…

ITALIA EN LA ENCRUCIJADA: UN GOBIERNO DE EXTREMA DERECHA Y UNA CRISIS SOCIO-ECONÓMICA PROFUNDA RETAN A LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

por Pérez Gallo y Nino Buenaventura

El 13 de diciembre de 2011, en Florencia, Gianluca Casseri, un hombre cercano a la organización neofascista Casa Pound, sale a la calle y dispara a varias personas de la comunidad senegalesa matando a Samb Modou y Diop Mor, e hiriendo a un tercer hombre. Samb Modou deja viuda a Rokhaya Mbengue, la cual regresará tristemente a la crónica siete años después. Casseri se suicida antes de ser detenido; su gesto inaugura una temporada abiertamente racista e injustificable, más aún porque en Italia no se ha cometido un solo atentado por parte del terrorismo islámico. Las violencias y las palizas punitivas neofascistas se dirigen contra los migrantes, la comunidad LGBTI y las y los militantes de izquierdas.
En 2016, en la ciudadela de Fermo, un hombre de tez negra es golpeado hasta la muerte por haber reaccionado a los insultos que un grupo de hinchas gritaba en contra de su esposa: la llamaban “asquerosa mona”. En febrero 2018, Luca Traini, candidato en 2017 del partido de extrema derecha Liga Norte, sale a las calles de la pequeña ciudad de Macerata con una pistola en la mano y hiere a seis migrantes, todos africanos.

luca traini

Luca Traini, autor del atentado del 3 de febrero de 2018 contra migrantes en la ciudad de Macerata

Marzo del mismo año, nuevamente en Florencia: Roberto Pirrone, desempleado de 65 años, víctima de la crisis económica, sale a la calle y dispara a Idy Diene, el único paseante de piel negra, que muere en el acto. Estalla la rabia de la comunidad senegalesa que vuelve a ser blanco del odio neofascista. Las instituciones de la ciudad reprimen la protesta, hablando tramposamente de un gesto desesperado, dirigido en contra de Diene por pura casualidad. La esposa de Diene, Rokhaya Mbengue, ya viuda por el primer atentado neofascista de 2011, llora a otro marido.
En julio, Soumaila Sacko, migrante y representante de la Unión Sindical de Base (USB), es asesinado con un disparo de carabina mientras ayuda a otros migrantes a recolectar láminas para construirse un refugio cerca de Rosarno, en Calabria. Sacko, originario de Mali, trabajaba en los campos de tomates bajo el control de la ‘Ndrangheta, la mafia calabresa. Esos cárteles ya habían aparecido en los medios en 2008 y 2010 por disparar sobre los trabajadores migrantes que habían organizado una marcha para pedir un trato laboral justo, poniendo en luz la cara oculta de las migraciones y del racismo itálico: la semiesclavitud.
Paralelamente a la violencia callejera y mafiosa, el racismo institucional se ha venido intensificando en la última década. Hoy la vida de los migrantes representa una apuesta electoral que encubre con el manto de la legalidad prácticas xenófobas extremas. Todas las administraciones italianas, de centro-izquierda y de centro-derecha, en colaboración con las instituciones europeas, han pretendido manejar las migraciones a través de los Centros de Identificación y Expulsión que, de hecho, son campos de concentración donde los migrantes son privados de la libertad por un tiempo indefinido, en espera de ser expulsados al país de origen, a veces sin importar su estatus de prófugos ni el riesgo que enfrentarían al regreso.
El 4 marzo pasado, los resultados electorales han otorgado el poder a una coalición populista de derechas, de manera que el racismo corriente y el racismo institucional confluyen en un clima de intolerancia. El actual gobierno pactado entre los “euroescépticos” Movimiento 5 Estrellas y Liga Norte, e formalmente liderado por el jurista Giuseppe Conte, ha decretado en junio que el barco de rescate Aquarius fuera obligado a atravesar el Mediterráneo en condiciones precarias para alcanzar el puerto de Valencia. El ministro del interior Matteo Salvini, líder de la Liga Norte, había dado la orden de cerrarle el acceso a todos los puertos del país. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), los migrantes fallecidos en el Mediterráneo en los últimos 4 años son casi 17.000.
Después de la guerra que las potencias de la OTAN declararon al régimen de Muamar Gadafi y su asesinato en octubre de 2011, los acuerdos entre el gobierno italiano y el imprevisible gobierno libio llevaron a la creación de unas fronteras de contención en territorio norteafricano, cuyos efectos son devastadores: campos en los cuales los y las migrantes son retenidos, privados ilegalmente de su libertad, vendidos como esclavos y sufren desapariciones, torturas y violaciones, según señalan varias ONGs.

Continua a leggere

Parigi 8: università occupata dai migranti dopo le retate della polizia. París 8: universidad ocupada por migrantes tras redadas de la policía

 

Ripubblichiamo un comunicato che ci hanno inviato alcune e alcuni amici del nostro blog da Parigi. Da dinamopress

Publicamos un comunicado que nos enviaron unas y unos amigos de nuestro blog desde Parìs.

parigi-8-universita-occupata.jpg

Siamo delle esiliate-i del mondo intero, delle dublinate-i, delle rifugiate-i costrette a vivere in strada. Ci viene rifiutato l’asilo, abbiamo attraversato il mare, siamo minori senza documenti. Occupiamo l’Università di Parigi 8 dal 20 Gennaio 2018.

Somos unas exiliadas y exiliados del mundo entero, unos dublinados (afectados por el acuerdo de Dublín, que regula e impide el pasaje a través de las fronteras europeas de los migrantes, ndr), unas refugiadas y refugiados obligados a vivir en la calle. Nos niegan el derecho de asilo, hemos atravesado el mar, somos minores sin papeles. Ocupamos la Universidad de Paris 8 desde el 20 de enero de 2018.

Continua a leggere

República Dominicana y Haití: vientos de racismo

racismo haiti

Entre Haití y la vecina República Dominicana no corren buenas relaciones. El 23 de septiembre pasado la Corte Constitucional Dominicana emitió una sentencia que parece una broma, pero no lo es. La Corte ha ordenado retirar la nacionalidad dominicana a todos los ciudadanos, nacidos después de 1929, que desciendan de personas nacidas en el extranjero. Éstas podrían llegar a ser deportadas y a quedarse apátridas, con base en el hecho de que sus padres o abuelos se consideran, ahora, como si hubieran estado simplemente “de paso” en el país en su época. Esta decisión podría afectar a más de 210,000 descendientes de haitianos en la República Dominicana.

El lunes, hubo una manifestación frente a la Embajada dominicana en Puerto Príncipe, capital de Haití. Ese mismo día el presidente dominicano, Danilo Medina, encontró a las asociaciones de descendientes de haitianos y prometió consultarse con los otros poderes del Estado para verificar los caminos posibles, pero por ahora la cuestión queda abierta.

Para el día 8, se prevén otras iniciativas de protesta para presionar al gobierno del país vecino con el fin de emendar la absurda decisión de la Corte o evitar su aplicación. De cumplirse, en efecto, esta “desnacionalización” impuesta contra millares de personas violaría la Declaración Universal de los Derecho Humanos, que establece el derecho de todos a tener nacionalidad y a no verse privado de ella arbitrariamente.

El viernes pasado, algunos congresistas haitianos se encontraron con sus pares dominicanos para formar una comisión especial encargada de analizar la decisión de la Corte y tratar de destrabar la situación. El 4 de octubre, una delegación de la ONU se reunió con Medina para platicar del asunto, pero éste hizo hincapié en las leyes dominicanas que otorgan a otros órganos del Estado la competencia al respecto.

El gobierno Haitiano del mandatario-cantante Michel Martelly ha expresado un desacuerdo profundo en una carta dirigida a la Embajada dominicana, subrayando cómo sería “preocupante” la aplicación de una medida retroactiva contra miles de ciudadanos de ascendencia haitiana. Por tanto, se invita al gobierno del país vecino a considerar de manera “objetiva y equitativa” el asunto de los dominicanos descendientes de haitianos dentro de la sociedad de que son parte.

A pesar de que hubo algunos momentos de solidaridad recíproca en la larga historia de convivencia entre estas dos naciones, las cuales comparten la isla caribeña de La Española, muchos más fueron los episodios de discriminación e incomprensión que han protagonizado estos dos países.

En especial, con referencia al problema del racismo, en la hispanófona, mestiza y relativamente más próspera República Dominicana, cíclicamente se vuelven a presentar brotes de intolerancia contra la “pobre, negra y francófona” República Haitiana. Los gobernantes y magistrados dominicanos podrían recordarse, en cambio, de la solidaridad que en 1929 mostraron los haitianos que prestaron una ayuda determinante a sus vecinos, tras la larga serie de huracanes que devastó la parte dominicana de la isla.

Además, justo esta semana, es el 76 aniversario de la trágica “Masacre del perejil”. En el mes de octubre de 1937, el dictador dominicano Rafael Trujillo mandó a matar a cerca de 30.000 haitianos que vivían en el país para tratar de “blanquear la raza”, a través de una limpieza étnica sin precedentes en la región. Los que no eran capaces de pronunciar correctamente la palabra “perejil” eran ejecutados. Con su decisión, violatoria del derecho internacional y del sentido común, la Corte parece haber despertado recuerdos nefastos y racismos latentes que son tan anacrónicos como peligrosos. De: Revista Variopinto al día – México

Fabrizio Lorusso – Twitter @FabrizioLorusso